EMPRESAS B: LLEGAR ES EMPEZAR







Román Castro



roman.castro@enterrenosocial.com





Las Empresas B en Argentina, Latinoamérica y en el mundo crecemos . Hoy somos 3.200 empresas operando en 70 países y en 150 sectores. En Argentina el movimiento está integrado por un poco más de 100 empresas B.


El movimiento nace en el año 2006 a través de BLab y sus fundadores –Bart Houlahan, Jay Coen y Andrew Kassoy– y es impulsado desde el año 2012 en Latinoamérica por Sistema B Internacional y sus fundadores –María Emilia Correa, Pablo Larenas, Gonzalo Muñoz y Pedro Tarak.


¿Qué son las Empresas B?

Las Empreas B somos un movimiento de personas que estamos convencidos de que podemos utilizar el poder de los negocios para dar solución a problemas sociales y ambientales de manera rentable, generando impacto positivo no únicamente a través de los productos o servicios que ofrecemos sino también desde nuestra forma de gobernar la empresa y relacionarnos con los trabajadores, los clientes, la comunidad y el medioambiente.


¿Cómo se obtiene la certificación?

La certificación B se obtiene mediante un proceso de auditoría. Consiste en una herramienta de evaluación de impacto B, que está online y es gratuita, y que mide el desempeño de la empresa en ámbitos como su gobierno, trabajadores, clientes, comunidad y medio ambiente desde su operatoria y su modelo de negocio de impacto. Para certificar se deben obtener 80 puntos sobre los 200 posibles. Se renueva cada 3 años.


Para ser Empresa B también es necesario comprometerse a hacer un cambio de estatutos (dentro del 1 año desde que se obtiene la certificación). Los estatutos B dan protección legal a los directores y gestores de la empresa, pues establecen los intereses de todos sus públicos de interés, no solamente sus accionistas, que se deben tener en cuenta cuando se toman decisiones. Este cambio crea derechos adicionales para accionistas, permitiéndoles solicitar que los directores o gestores de la empresa rindan cuentas en relación a estos públicos de interés. Estos derechos de rendición de cuentas se otorgan exclusivamente a los accionistas. Cada año se paga un fee anual según volumen de facturación.


Para ampliar esta información, pueden consultar este link: https://sistemab.org/requisitos-para-ser-empresa-b/


¿Una empresa B nace o se hace?

Nosotros creemos que ambas cosas. A día de hoy hay empresas que desde su nacimiento estuvieron concebidas para dar solución a problemas sociales y/o ambientales. En estos casos, el propósito existe y de lo que se trata es de fortalecer su modelo de gestión para garantizar su propósito.


Pero también se puede “hacer B” una empresa. Implica transitar la transformación de ser una empresa con foco exclusivo en el desempeño económico a una que empiece a medir y tomar acciones con respecto al impacto social y ambiental que generan en sus actividades principales, armonizando así sus resultados económicos, sociales y ambientales lo que permite, en una etapa posterior, pasar de un modelo de negocio a un modelo de negocio de impacto en su corazón de negocio. En estos casos el modelo de gestión existe y de lo que se trata es de incorporar la mirada del tiple impacto y darle valor y sentido a los productos o servicios que se ofrecen.


En ambos casos nosotros creemos que el proceso de certificación para ser empresa B es un camino que nos ayuda a incorporar un modelo de gestión de triple impacto y de mejora continua en la empresa y a conectar con un propósito de manera estratégica. En nuestra opinión, certificar como Empresa B es un punto de partida y no un punto de llegada.


Estamos convencidos que este proceso de transformación y cambio también ayudará a mejorar la rentabilidad económica de la empresa. Porque la sociedad, trabajadores, consumidores e inversores no solo estamos demandando buenos productos o servicios, sino también estamos demando buenas empresas.


¿Cómo acompañamos y facilitamos el proceso de certificación desde EnTerrenoSocial?

Como la certificación es un proceso de transformación y cambio el compromiso y convencimiento de los dueños y directivos de la empresa es condición sine qua non. Solo así será un proceso genuino y estratégico.


En cada proyecto trabajamos con pasión, calidez humana, solidez técnica y cerca del cliente. Fomentamos la mejora continua, el diálogo y la escucha, y sobre todo, nos cuidamos mutuamente durante todo el proyecto.


Nuestro proceso consta de 6 etapas:

1. Brindamos un taller sobre que son las Empresas B, como funciona la herramienta de evaluación y gestión de impacto B y como es el proceso de certificación.

2. Posteriormente obtenemos una fotografía inicial sobre el modelo de negocios de la empresa, sobre su estructura organizativa, financiera y legal y por último sobre su modelo de gestión. Solo así entendemos que podremos realizar un correcto acompañamiento en la medición de triple impacto a través de la evaluación de impacto B (EIB) y podremos detectar que modelo de negocio de impacto se ajusta mejor a la empresa.

3. Arrancamos con la evaluación transitando sus 5 dominios (Gobierno, Trabajadores, Clientes, Comunidad y Medio Ambiente). La evaluación nos dará un diagnóstico que será clave para diseñar el plan de acción de mejora.

4. El plan de acción se hará priorizando los objetivos según su grado de complejidad y nivel de impacto. Para cada objetivo se definirán las acciones, sus responsables y plazo de tiempo de ejecución.

5. Una vez tenemos el plan armado llega la fase de implementación con procesos de verificación y mejora continua.

6. Cuando se alcanza el puntaje acompañamos a la empresa durante todo el proceso de auditoría de B Lab hasta conseguir la certificación como Empresa B.


¡Bienvenid@s!


Es preciso recordar que la certificación es un punto de partida y no un punto de llegada. Hay mucho más por hacer que lo hecho. También recordar que la herramienta de evaluación de impacto B es una herramienta de gestión de mejora continua que vino para quedarse en la empresa.

¡Llegar es empezar!